Unos kilitos de más… ¿ son malos ?

Hasta ahora no se conocía el papel que estas células de grasa jugaban en la protección del organismo. Los adipocitos producen unas proteínas que defienden a los seres humanos de bacterias y de agentes patógenos, protegiéndonos de enfermedades.

Antes se pensaba que unos glóbulos blancos devoraban a las bacterias mientras que otro tipo de estos llegan a la zona herida y proporcionan al cuerpo una respuesta inmediata, para contrarrestar la capacidad de los microbios, que se multiplican muy rápidamente. Pero ahora se ha descubierto que entre estos dos tipos de glóbulos blancos están las células de la grasa, que están en “la primera línea de batalla” contra los gérmenes. Es decir, no toda la grasa en mala; pero recuerda, tampoco toda es buena así que no te emociones y empieces a engordar para evitar enfermedades porque un exceso, como en todo, no es bueno ya que puede conducir al desarrollo de enfermedades autoinmunes y enfermedades crónicas que afectan a la piel entre otros órganos.

Compartir