“La musicoterapia mejora el estado de ánimo y favorece las relaciones sociales”

UNA ENTREVISTA DE NELLY CADENA/IES VEGA DE MAR
La residencia es pura alegría. Cada semana, Esteban Arroyo coge su guitarra y recorre las instalaciones del centro para personas mayores en el que trabaja despertando ilusiones, mejorando la autoestima y estimulando la memoria de los residentes. A través de este taller de musicoterapia, este psicólogo conecta y trabaja con los usuarios de la residencia SQA de San Pedro de Alcántara, sobre todo con aquellos que sufren un deterioro cognitivo como consecuencia de demencias como el Alzhéimer. En esta entrevista nos cuenta los beneficios de la puesta en marcha esta iniciativa.

El psicólogo Esteban Arroyo ofrece un taller de musicoterapia para personas con deterioro cognitivo en la residencia en la que trabaja.

El psicólogo Esteban Arroyo ofrece un taller de musicoterapia para personas con deterioro cognitivo en la residencia en la que trabaja.

-¿En qué consiste el taller de musicoterapia que llevas a cabo en la residencia de mayores?
-El taller de musicoterapia es una de las ofertas que tenemos en el centro a nivel de terapias grupales y consiste en sesiones en torno a una media hora o 40 minutos en las que se utilizan instrumentos musicales reales que le ofrecemos a los usuarios. Los que yo utilizo son, sobre todo, la guitarra y los instrumentos de percusión. Básicamente, el psicólogo actúa como guía principal y, además, hemos diseñado un cancionero en el centro con las canciones más populares de los últimos 70 años, tanto nacionales como internacionales, porque también tenemos población extranjera. Lo que pretendemos, partiendo de la guitarra como base musical, es hacer partícipe a los usuarios, de manera que yo canto pero también hacemos cantar a los usuarios, con lo que les ofrecemos una estimulación muy activa, muy auditiva, y la verdad es que es muy bien recibida por parte de los usuarios del centro.
-¿Cuándo decides ponerla en marcha y por qué?
-Cuando empecé en el año 2006 en el mundo residencial de la geriatra, yo sabía que dentro de las terapias más innovadoras y con mejores resultados para las personas con demencia estaba la musicoterapia. Además, algunas de mis actividades de ocio son la música y tocar la guitarra. Entonces, en aquel momento, consideré que podría ser muy interesante hacer un tipo de taller relacionado con la música en directo. De esta forma, una cosa que ya sabía de antes y que yo la utilizaba para mi propio beneficio y por propia opción, la puse en práctica en el ambiente institucionalizado. La verdad es que funcionó muy bien. Desde entonces la mantengo porque es muy bien recibida por parte de la dirección del centro, de los usuarios y familiares.
-¿Cómo suelen reaccionar los usuarios?
-La verdad es que, la mayor parte de las ocasiones, esta actividad es enormemente satisfactoria y gratificante, porque nosotros atendemos a un personal con un nivel y un grado de dependencia muy avanzado. Además, el estímulo musical agrada incluso hasta a las personas más afectadas física y neurológicamente, y siempre tiene una respuesta de gratitud, de sonrisa y buen recibimiento. Siempre digo que hay mucho por estudiar en este campo y podríamos hablar de muchas ventajas y efectos saludables que tiene esta práctica a nivel afectivo, mental y psicológico. Yo creo que lo que mejor refleja las ventajas de la musicoterapia suele ser la cara del usuario, su expresión de atención y bienestar. Creo que mirando la cara miras más el resultado.
-¿Qué cambios has detectado en los usuarios gracias a este taller de musicoterapia?
-A nivel de cambio, a corto plazo, una mejora considerable de su estado de ánimo, que se puede mantener durante un tiempo una vez que ha terminado dicho taller, pero después a largo plazo también sirve la terapia grupal de musicoterapia para fomentar las relaciones sociales compartidas con los demás. Tampoco este tipo de talleres pueden hacer milagros en este tipo de pacientes.

Música en directo
-¿Por qué son tan importantes estas técnicas y talleres para potenciar la mejora de estados de ánimo de las personas mayores?
-Porque la música es un leguaje universal y en el formato que lo realizamos aquí en el centro hablamos de música en directo, es decir, que son instrumentos y voces que podemos escuchar en forma directa. No se trata de usar un reproductor y un CD como una representación. Además, todos sabemos que la música provoca estados de ánimo tanto positivos como negativos como tristeza, amor y recuerdos; y al mismo tiempo nos estimula también nuestra memoria, que la podemos asociar a eventos significativos de nuestra vida. Por tanto, es una fuente de estimulación que tiene diversos efectos positivos, tanto en estimular la memoria como provocar estados de ánimo asociados a ella. A corto plazo, además, podemos observar qué se divierten un montón, que se estimula, disminuye la fatiga y los activa de alguna manera. Realmente viendo las caras, que son el espejo del alma, viendo a estas personas que son altamente dependientes, se ve que reciben muy bien este tipo de estímulos, que mejoran a nivel mental la atención, la concentración, la memoria episódica y los recuerdos ligados a emociones, aparte de pasar un rato muy ameno, muy divertido y de aumentar mucho la participación.
-¿Qué te llevó a poner en marcha este taller?
-Honestamente, mi vida personal. Desde que era adolescente me gusta la música. Empecé a aprender a tocar la guitarra, que ha sido mi hobby, y ahora forma parte de mi vida. Por eso, cuando en el año 2006 me hicieron la oferta de trabajo en esta empresa, a la hora de ver qué tipo de terapias grupales no farmacológicas de estimulación para las personas con demencia, para las personas mayores, existían, observé que la musicoterapia era una de ellas. En ese momento me plantee llevar a cabo un taller de musicoterapia con una guitarra e instrumentos de percusión. Me estuve informando y, al final, lo puse en práctica y desde el principio fue muy bien recibido por los pacientes, residentes y el resto del equipo. Desde entonces forma parte dentro de la oferta terapéutica de los centros estos.