Un ángel con espíritu luchador

El televisivo Pascual Fernández ha apadrinado a Yeray y colabora en su causa.

El televisivo Pascual Fernández ha apadrinado a Yeray y colabora en su causa.

Con apenas 4 años, Yeray es todo un luchador. Un déficit de oxígeno durante el parto le acarreó una parálisis cerebral contra la que mantiene una batalla desde su nacimiento, y sus padres tampoco cejan en su empeño de mejorar, día a día, la calidad de vida de este pequeño. Para conseguirlo, cuentan con distintos padrinos, que les acompañan en esta carrera de fondo, y con una fundación, ‘Caminando con Yeray’, que les está permitiendo viajar por distintos puntos de España en busca de los mejores tratamientos. Actualmente, Yeray se encuentra en Estepona (Málaga) para beneficiarse de la conocida como cámara hiperbárica, donde ‘El Independiente’ ha vivido unas horas con él y su familia.

UN REPORTAJE DE SONIA MARTÍNEZ Y ROCÍO MELGAR/IES VEGA DE MAR

Esther Risco e Iván Bayón son los jóvenes padres de Yeray, quienes insisten por todos los medios en mejorar la calidad de vida de su hijo aunque tengan que recorrerse el mundo entero. Tras probar distintos métodos y técnicas como Vojdar, Doman, Bobath o Therasuit, y viajar por ciudades como Mérida, Madrid, Sevilla o Granada, ahora se encuentran en Estepona, seguidos muy de cerca por el televisivo Pascual Fernández, que ha hecho de su causa su propia lucha.

-¿En qué situación se encuentra Yeray?

-Pues Yeray tiene una parálisis cerebral debido a una hipoxia en el parto. Traía tres vueltas de cordón umbilical y nació sin oxígeno, por lo que le quedaron unas secuelas bastante graves. Yeray no anda (es como un bebé). Con la cámara hiperbárica estamos consiguiendo que esté más conectado, más centrado… Por ejemplo, ya centra más la mirada, se intenta comunicar, está moviendo muchísimo los brazos y las piernas, y la cabeza la puede subir algo más.

Yeray junto a sus padres y a las reporteras de 'El Independiente' Rocío Melgar y Sonia Martínez.

Yeray junto a sus padres y a las reporteras de ‘El Independiente’ Rocío Melgar y Sonia Martínez.

-¿Cómo ha sido su evolución desde que nació?

-Al principio estaba muy grave porque era un niño muy hipotónico. No movía nada, no tragaba, no sabía llorar, solo sabía mover los ojos. A lo largo del tiempo hemos conseguido que Yeray sonría, que llore, coma, trague, beba… No es un niño de cuatro años normal, pero estamos consiguiendo su evolución. Estos niños siempre suelen ir hacia atrás y la verdad es que con Yeray los médicos se sorprenden porque va a mejor. Se mueve, toca y se nota cómo va avanzando.

-Respecto a vuestra situación emocional con Yeray, ¿lo tratáis como a un niño normal o, como dicen muchas personas, de forma especial?

-Sí. Nosotros intentamos que su vida diaria y su día a día sea la de un niño normal. Él, después de hacer su gimnasia, ya que tiene que hacer mucha fisioterapia, va a una guardería de niños normales, y si hay carnavales, lo disfrazamos, igual que si hay teatro, lo hace. No es un niño al cual lo tengamos en una burbuja y si hay que reñirle, se le riñe. Sí es verdad que no lo castigamos, pero sí, cuando nos enfadamos, le reñimos, y a veces tiene que estar en el suelo y llorar porque tiene que hacer eso por él, por moverse. Lo tratamos como a su hermano. (Su madre, entre risas, confiesa que lo tiene un poco más mimado)

-¿Por qué se encuentra en un centro de Estepona?

-Porque escuchamos hablar de este tratamiento y decidimos probar, aunque algunos médicos nos advirtieron de que no servía de nada, y créeme que sirve. Nosotros estamos viendo avances. También es verdad que el clima de aquí es muy bueno, que puede respirar aire puro a pie de playa, y eso es una maravilla. Es un tratamiento también conocido como Oxigenoterapia Hiperbárica (OHB), consistente en el uso médico del oxígeno a presiones por encima de la presión atmosférica. Es muy caro, ya que cuesta unos 4.000€ y solo se pueden dar 20 sesiones de unos 45 minutos cada una. Con ello se consigue la promoción de la formación de vasos sanguíneos, especialmente en la micro-circulación, para aumentar el flujo sanguíneo, además de otros beneficios.

El pequeño Yeray en el centro de Estepona.

El pequeño Yeray en el centro de Estepona.

-¿Cómo suele ser el día a día en la vida de Yeray?

-Nuestra filosofía es vivir el día a día y, sobre todo, no pensar en el mañana. Sí es verdad que hay días que pensamos que por qué Yeray está así, es inevitable pensarlo. Cuando, por ejemplo, un niño con 4 años en septiembre que debe estar entrando en una escuela, yo me digo: “pero es que yo debería de ir con mi hijo agarrado de la mano, con su mochila”. El futuro es inevitable, pero de qué te vale. Es mejor vivirlo día a día, viéndolo mejorar. Cada día que pasa, es una meta para nosotros conseguir algo, por ejemplo un gesto, una sonrisa.

Yeray junto a sus padres y Pascual Fernández durante la carrera solidaria de Estepona.

Yeray junto a sus padres y Pascual Fernández durante la carrera solidaria de Estepona.

El pequeño normalmente hace sus sesiones en la cámara en brazos de Pascual Fernández, con quien ha creado una relación casi de hermanos. En una entrevista realizada a Pascual dedicó estas preciosas palabras: «sus padres contactaron conmigo por las redes sociales para hacerme conocedor de su caso, y en un bolo que tenía en Extremadura fui a conocerlos. Allí pude cogerle en brazos y no quería soltarlo. Fue amor a primera vista», explica.

Esther nos comenta que Yeray, cuando ve a Pascual, lo conoce desde el principio, o cuando lo llama “Pollito”. Es tal la complicidad, que llegó a enfadarse en una de las sesiones porque Pascual se tenía que ir y, ante su negación, no quiso despedirse.

Otras caras televisivas que colaboran son el cantante Alejandro Sanz y Pedro García Aguado, del programa de televisión ‘Hermano Mayor’, que se implicó en la causa desde los primeros momentos y es con la persona que más relación tiene en este caso, involucrándose completamente.

El educador y presentador del programa 'Hermano mayor', Pablo García Aguado, también es padrino de Yeray.

El educador y presentador del programa ‘Hermano mayor’, Pedro García Aguado, también es padrino de Yeray.

 

 -¿Por qué son tan necesarios estos tratamientos para Yeray?

-Porque nos están ayudando a ver la mejoría que tiene Yeray. Eso nos hace seguir hacia delante, no nos rendimos y todo aquello que sea bueno para él, lo probaremos. Actualmente se encuentra en la segunda fase del tratamiento. Solo ha recibido once sesiones de las cuarenta que el doctor de la clínica, Rafael Sánchez, nos ha recomendado, pero yo noto mejoría de mi hijo. Lo veo mejor, sobre todo en el movimiento de las manos. Normalmente las tiene inmovilizadas en posiciones incómodas, y en las sesiones se las puedo mover.

-¿Cómo es Yeray?

-Es un niño muy alegre, siempre intentamos que sea así, aunque tengas sus momentos. También le caracteriza lo cariñoso que es, ya que cuando le hablas o le dices alguna cosa bonita, siempre te responde con una sonrisa.

Guitarra cedida por Alejandro Sanz para mejorar la calidad de vida de Yeray.

Guitarra cedida por Alejandro Sanz para mejorar la calidad de vida de Yeray.

-¿Qué tipo de actividades lleváis a cabo para recaudar fondos para pagar los tratamientos de Yeray?

-Vendemos camisetas que solo cuestan 10 euros, pulseras “Caminando con Yeray”, cuyo precio es de 2 euros, y también hacemos todo aquello que podamos hacer y que esté en nuestras manos. Ahora estamos realizando unos pasacalles.

-¿Qué apoyo estáis recibiendo por parte de las administraciones?

-Solo estamos cobrando la Ley de Dependencia y siempre con alguna dificultad. Hay meses que tardo dos meses en cobrar esa ayuda, y mi hijo come todos los días y necesita ese dinero para tratamientos, que no son nada baratos y que la Seguridad Social no llega a cubrir.

-¿Qué papel deberían cumplir los gobiernos en este campo?

-Deberían aportar más ayudas a estos niños porque, por ejemplo, en el mes de febrero no he cobrado la Ley de Dependencia porque se pagan las pagas extras, y después no tenemos nuestras ayudas y ellos no piensan que ellos también comen, se visten, tienen tratamientos… No hay ayudas para comprar una silla, ni para poder adaptarle la casa a estas personas. Yo debería de haber cobrado 700 euros por Yeray y ahora cobro 400. Yo no consto como si estuviera trabajando, pero sí consto como cuidadora oficial de Yeray. Además, tampoco puedes trabajar porque te quitan la ayuda de la Ley de Dependencia. El Gobierno, para estos niños, de verdad que lo hace muy mal. No hay subvenciones ni nada para adaptarles un cuarto de baño, pero sí te dicen que te busques la vida.

-¿Vuestra casa está adaptada para Yeray?

-Realmente no, pero sí tenemos el cuarto de baño para minusválidos, con sus puertas amplias, pero no tengo la bañera especial. Además soy consciente que de aquí a cinco años no voy a poder bañar a Yeray. Su habitación tampoco lo está.

Pascual Fernández, Yeray y su padre, en la carrera.

Pascual Fernández, Yeray y su padre, en la carrera.

Adjuntamos en este enlace una entrevista que la televisión local de Estepona le realizó a la familia de Yeray.

http://television.estepona.es/cafe-y-te-del-dia-11-de-marzo-de-2015-yerai/