Reciclando el arte

Unas manos prodigiosas permiten crear  estas obras artísticas.

Unas manos prodigiosas permiten crear estas obras artísticas.

Botones, macarrones, telas, tubos de papel higiénico, botellas de plástico, cápsulas de café o tapones. Cualquier material es útil para Ana y Esther, dos mujeres enamoradas del arte que dirigen en Marbella el taller profesional ‘Con tinta roja’ y que reciclan todos los objetos de desecho que llegan a sus manos para componer auténticas obras llenas de originalidad y creatividad. 

UN REPORTAJE DE LIZETH A. RESTREPO/IES VEGA DE MAR

Ana y Esther trabajan en sus obras de arte.

Ana y Esther trabajan en sus obras de arte.

Desde muy jóvenes, estas mujeres mostraron una asombrosa imaginación para sacar provecho de cualquier objeto, ya fuese reciclado o no, con el que llegan a realizar diversas obras de arte que suelen exponer en algunas muestras o bien las utilizan para trabajar con niños y jóvenes.

A los 5 años, Ana comenzó a tener fascinación por el arte, pero fue hace más de una década cuando se inició en el mundo del reciclaje de la mano de Esther, con la que comparte trabajo en el taller de arte y enmarcación ‘Con tinta roja’ de Marbella. “Desde siempre hemos sabido sacarle a los objetos su lado artístico”, aseguran a ‘El Independiente’ estas creadoras, que suelen utilizar frecuentemente la madera para sus obras personales, si bien, cualquier utensilio es bueno si se trata de reciclarlo, desde botellas de plástico y periódicos hasta vidrio o papel de burbujas.

Con la realización de obras a través de materiales reciclados, Ana y Esther pretenden inculcar a los niños “que no todo es de usar y tirar, sino que también se le puede sacar una utilidad artística, despertar su imaginación e incluso enseñarles a reciclar por ellos mismos”, añaden Ana y Esther.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Además, Ana también compra objetos o materiales de segunda mano para pintarlos o sacarles provecho de cualquier otra manera, básicamente para potenciar su lado artístico. Algunas de las muchas cosas que consiguen hacer son, por ejemplo, animales con botellas de lejía o flores con las cápsulas de Nespresso.

Confiesan que aprendieron a realizar estos productos de artesanía básicamente utilizando su imaginación, aunque reconocen que también logran sacar algunas ideas de Internet: “sí es cierto que mucha gente suele reciclar estos materiales por necesidad, ya que con la crisis, las personas se han vuelto más ingeniosas”, explica Ana.

Mensualmente, estas artistas exponen sus creaciones en su establecimiento, si bien en breve tendrán la ocasión de organizar una muestra en el Museo de Málaga con objetos semirreciclados como son de segunda mano, objetos rotos o reciclados.

La creatividad y la imaginación, principales virtudes de estas artistas.

La creatividad y la imaginación, principales virtudes de estas artistas.