La radiación no es un problema


Carlos González

image

 

En la película Star Trek, en el año 2367 la tripulación del Enterprise es sometida a un vertedero radiactivo. Pueden curarse gracias a la hyronalina. En poco tiempo, nosotros tendremos algo parecido a eso, ya se han hecho pruebas en laboratorios con ratones y pieles humanas.

Es un medicamento derivado de un compuesto natural llamado LPA, que se genera en la sangre y ayuda a la cicatrización.

En un accidente nuclear se liberan muchos materiales radiactivos que pueden matar el tejido de las células y dañar el ADN de las personas expuestas.En este caso, se usan pastillas de yodo, que es lo único que puede frenar la radiacción.

El nuevo fármaco repara el ADN así como las celulas dañadas. Ademas,  regenera los tejidos destruidos.

Se ha probado en ratones expuestos a radiacción, obteniéndose como resultado que el 93% de los animales tratados con el fármaco sobrevivió, y solo el 20% de los ratones que no se trataron con el medicamento sobrevivieron.

Además el medicamento servirá para proteger a los astronautas de la radiacción solar, por ejemplo para la colonia de Marte que se piensa hacer o para ataques terroristas con armas radiactivas.