El cáncer de mama más antiguo, en una momia egipcia……

El cáncer de mama más antiguo, en una momia egipcia……

La misión española en una colina de la ciudad Asuán, en la necrópolis de Qubbet el Hawan, ha descubierto los restos de una mujer que murió alrededor de 2.200 a.C. y entre sus huesos la primera evidencia de un cancér de mama de la historia. “El esqueleto muestra un caso muy avanzado de cáncer de mama con sus lesiones características. La metástasis provoca lesiones líticas, por lo que el hueso aparece apolillado con los bordes irregulares”, explica Miguel Botella, director del laboratorio de Antropología de la Universidad de Granada y encargado de estudiar el cadáver de la momia hallado en el pasillo de la tumba QH33 de una necrópolis. “Tiene lesiones desde el cráneo hasta el dedo gordo del pie, aunque es cierto que son un poco más numerosas desde la pelvis hacia arriba “, apunta Botella, que trata de imaginar el dolor de la mujer.

 

Miriam Valdivieso.