Todo es posible


Ana Belén Galindo Vega (6ºA).

Había una niña de ojos claros, pelo rubio y estatura mediana. Esa niña se llamaba Flora. Era extrovertida , alegre y valiente. Al paso del tiempo esa niña ya era adulta y quería ser guía de las cuevas, pero quería ir a los “yesos de Sorbas“, porque de pequeña, en sexto de primaria, fue de excursión a esas cuevas y se lo pasó genial.
Cuando fue a presentarse para hacer el casting para ser guía de las cuevas , el chico que hacía las pruebas le dijo:
-¡Hola ,buenas!
-¡Hola!
-¿A qué vienes?- le dijo el chico.
-Pues, para hacer el casting.
-Am…. lo siento pero no va a poder ser .
-¿Por qué? ¿Ocurre algo?- dijo la mujer un poco preocupada.
-Porque…. hace tiempo el antiguo rey puso una ley que todo el mundo lo tiene que cumplir y es que las chicas en las cuevas , ¡no!
Flora salío corriendo de allí y cuando estuvo ya en su casa pensó y pensó y pensó hasta que se le ocurrio una gran idea. Consistía en crear una máquina del tiempo y viajar atrás para cambiar esa ley. Se puso manos a la obra y en una semana sin dormir consiguió construir la máquina que cambiaría su vida y las de los demás.
Viajó en el tiempo y cuando llegó a la época que se hizo esa ley, que fue el año 1872. Tardó mucho en encontrar al rey, pero lo encontró, se fue directo a él y le dijo:
-Hola, rey ¿como te llamas?
-Hola, me llamo Federico,  ¿y tú?
-Yo me llamo Flora.
-Encantado, Flora , ¿qué deseas?
-Deseo que cambies la ley de que las mujeres en las cuevas , no.
-Mira, Flora , a mí no se me dice qué tengo que hacer  y no lo voy a cambiar.
Se fué enfada  en ayuda de las cortes, de la gente… y nada. Así que decidió hablar otra vez con él.
-¿Otra vez tú?- le dijo burlándose.
-Sí, otra vez yo, ¿y qué?- le dijo Flora poniéndose chula.
-¿Qué quieres?
-Nada que si no cambias , no te dejaré en paz.
-Vale…. me da igual no cambiaré la ley.
Y así una discusón, un dia tras otro, hasta que dijo el rey ¡basta!

– ¿Que quieres? ¿Cambiar la ley? ¡Pues la cambio!
Cuando ya las cosas volvieron a la normalidad, viajó al presente unos minutos antes de lo sucedido y se volvió a hacer el casting. Lo hizo y…. ¡si! la dejaron. Le hicieron pruebas de escalada, subir rocas y… ¡lo logro!

FÍN