La Catedral de la Campiña,  Ntra. Sña. de la Asunción

La Catedral de la Campiña, Ntra. Sña. de la Asunción

Construida sobre la mezquita califal de la antigua Shant Yala , la Iglesia Parroquial de la Asunción se alza altiva e imponente mostrándose ante la Campiña cordobesa como un referente visual y un extraordinario testigo de la historia que nuestros antepasados nos legaron en forma de uno de los edificios mas monumentales y de mayor prestigio de toda la provincia .

Ente vivo y cambiante, el templo de la Asunción ha ido modificando su morfología hasta construirse, mas de cinco siglos después, en la realidad que hoy día se puede admirar. Su amplia secuencia histórica le ha hecho ser espectador de varios estilos arquitectónicos que se encuentran reflejados en el monumento.

De la segunda mitad del siglo XVI data la majestuosa Capilla Mayor, gran obra de cantería comenzada por el arquitecto renacentista Hernán Ruiz II y continuada por su hijo Hernán Ruiz III

en los primeros años del siglo XVII. Como resultado de este portentoso proyecto, se obtuvo una impresionante y gigantesca capilla cuadrangular coronada por una inmensa cúpula casetonada construida por Juan de Ochoa a principios del siglo XVII.

La construcción de esta obra causará tal admiración en la población que en lo sucesivo constituiría uno de los tres motivos de orgullo del pueblo según el conocido refrán: “ A campiña, capilla y campana nadie nos gana”.

Concluida dicha capilla, se consideró necesario modificar el cuerpo de la iglesia, ya que las dimensiones que éste poseía no iban en consonancia con la grandeza que presentaba la obra renacentista. Tal empresa fue dirigida por el maestro mayor del obispado, Juan Francisco Hidalgo, quien en 1668 sustituyó “lo que en origen fue sala de oración de la primitiva mezquita por un gran espacio barroco dividido en tres naves, rematadas por bóveda de arista la central y bóvedas de cañón las laterales, y separadas por arcos de medio punto sustentados por pilares prismáticos de piedra (al mismo autor se atribuye las tazas de la portada situada a los pies de la iglesia).

La torre y el campanario fueron erigidos en la primera mitad del siglo XVI, encargándose su construcción al primero de la saga de los Hernán Ruiz, también conocido como Hernán Ruiz el viejo, quien para su edificación emplea un estilo gótico tardío o también denominado gótico isabelino. Tras el terremoto de Lisboa, el campanario se vio gravemente afectado, por lo que fue preciso que en 1771 se procediera a su reconstrucción. La intervención fue llevada a cabo por maestros Martín Ruiz y Francisco Carrasco, que otorgaron a la torre el aspecto barroco de connotaciones Neoclásicas que hoy día posee.

Junto a la torre, en la zona norte del templo, y atribuida también a Hernán Ruiz el viejo, se abre una hermosa portada plateresca decorada con grutescos y ornamentos propios de la tradición gótica. Recientemente se ha completado dicha portada incorporada una de las dos gárgolas que remataban el vano de acceso.

Tras esta dilatada historia llegamos al año 2004, momento en que se emprende un gran y luengo proyecto de restauración que la historia y el trascurso de la misma se encargará de poner en el lugar que le corresponda.

Entre las actuaciones acometidas podemos destacar la adecuación del patio norte del edificio, también conocido como patio de campanas, el arreglo de la techumbre y la cúpula que jalonan el templo y la restauración y limpieza del retablo mayor.

La iglesia representa todo el proceso con sus manifestaciones infraestructurales y ornamentales de la arquitectura cordobesa desde el siglo X hasta el siglo XVIII. Como símbolo esta iglesia es la representación de Santaella, la imagen que todo santaellano guarda en su corazón y que le hace recordar de donde viene. Sus habitantes afirman que la iglesia es especial y que tiene mucho valor.. El 13 de junio es el aniversario de la primera apertura de la iglesia, atrás queda más de una década de protestas en forma de encierros y manifestaciones que desembocaron en el cierre de la iglesia por motivo de su restauración y con una pregunta en el aire por parte de los santaellanos, cuando volveremos a verla abierta. En febrero de 1979 fue declarada monumento Histórico artístico de carácter nacional. A partir de la década de los 90 se empieza a notar el mal estado de la parroquia, es necesaria una restauración urgente. El obispado, la caja sur y la junta de Andalucía se unieron para pagar los gastos de la restauración de la Iglesia sin embargo las obras de la restauración de la iglesia fueron paradas porque la junta de Andalucía dijo que ya había invertido demasiado dinero como protesta se crearon varias comisiones con el lema “Santaella por su Iglesia”. Hubo otros procesos en la restauración de la Iglesia y cada uno le tocó a un párroco distinto. Uno de esos párrocos afirma que parte del dinero que era para esa restauración fue a formar parte del medio ambiente. Los santaellanos escuchaban muchas promesas que no veían cumplidas. La restauración de la iglesia trajo consigo alguna que otra polémica como la que se produjo sobre el muro que recubre la puerta de la iglesia, un muro que según algunos habitantes dicen que no tiene valor histórico y le quita vista al monumento, algunos preguntaron que porque no se podía derribar ese muro, un párroco afirmo que ese muro era parte de la parroquia y no se podía modificar la estructura principal. Aunque hay cualidades negativas para este muro también las hay positivas, como por ejemplo que protegía la puerta principal de la iglesia del agua y viento.

A día de hoy sigue habiendo polémica con el tema del muro. Aunque este muro no impide que la Iglesia deje de lucir su gran belleza y esplendor.

Trabajado realizado por:

    • Lucía Belmonte Zamorano

    • Ivan Arroyo Tudela

    • Carmen Carrasco Rivilla

    • Jesús Jimenez Palomares

    • Rafa Alcántara Marquez

    • Carmen Gomez Toro

Compartir