EL INTERCAMBIO

 Al ver a tantos triguereños

rodeando mi colegio,

mi corazón latía

por ver a estos.

Primero cortada,

después extrovertida,

me volví loca

en aquella despedida.

Primero desconocidos,

luego cada uno con su nombre,

tercero amigos,

que es lo que corresponde.

Gemma González Alcario, sobre el Encuentro 2.018