Las Cruzadas del siglo XXI

VÍCTOR GALLEGO DE DIOS/

¿Es justificable el uso de la violencia si te insultan? Para el Papa Francisco sí, ya que si alguien insulta a su madre, puede esperar un puñetazo. Un argumento realmente patético para defender que los islamistas extremistas hayan asesinado a los redactores del periódico satírico francés “Charlie Hebdo” que, por caricaturizar la figura de su profeta, han ofendido a su religión, arrebatándoles así la libertad de expresión y la vida. Sinceramente, para mí (y para muchos) eran solo dibujos; el valor de la blasfemia se lo aportan todos aquellos que viven obcecados, en su pequeña burbuja, reclamando derechos sin permitir tan siquiera la libertad de expresión a unos dibujantes que viven en un país tan “avanzado” como Francia, y que tienen fe ciega, tan ciega que no pueden ver lo que hay más allá. Yo pienso que es cuestión del valor que se les da a las cosas. Por ejemplo, un símbolo como la esvástica no representa por sí mismo al nazismo, sino que somos nosotros los que le damos ese carácter peyorativo, esas connotaciones tan características de las atrocidades que cometieron aquellos que también estaban ofuscados en su pequeña burbuja.
Pero la cosa no acaba aquí, ya que han asesinado a policías que patrullaban alrededor de la sede (siendo uno musulmán), a cuatro judíos en un supermercado Kosher (que ni siquiera tenían relación con las supuestas ofensas), a más de veinte aprendices de policía en Yemen… Y la quema de iglesias en Níger… ¿Qué es lo que pretenden demostrar los grupos detrás de estas salvajadas? ¿La superioridad del Islam sobre otras religiones? ¿El retorno de Al-Qaeda como líder de todo este tinglado? ¿El amanecer del Estado Islámico? Simplemente me parece absurdo; profesar una fe me parece inútil, sea cual sea. Porque su intención es cerrarte, someterte y convertirte en una oveja más en el rebaño de los ignorantes. Porque detrás de las creencias en un ser etéreo está el miedo: miedo a lo desconocido, miedo a salir de la comodidad del creer sin razonar, miedo a lo que viene de fuera, miedo a otras formas de pensar. Y estos hechos que están aconteciendo quizá sean la antesala de la Tercera Guerra Mundial: las Cruzadas del siglo XXI.

 

Compartir