En realidad no era una sonrisa

CARLA RUBIO/

En realidad no era una sonrisa. ¿Un gesto macabro? Tal vez. ¿Una ironía? Puede. No lo sabemos. Oscuridad y pureza. Pozos negros sin fondo. Inexpresivos. Todo debido a una historia. Una triste historia. Al son de las campanadas, una triste joven lloraba por una horrible noticia que le hacía enloquecer. Tan desesperada se hallaba que su alma dio para salvarlo a él. Error. Fue un error. Mi error. Estúpida. ¿Amor? Falso. Me demacró. Vagando por el mundo por mi sed de sangre. Hoz en mano. Capa encima. Sonrisa afable. O quizás no…

 

Compartir