La sonda espacial Rosetta contraataca

MARIBEL RUIZ/

La sonda espacial de la Agencia Espacial Europea Rosetta fue lanzada al espacio el 2 de marzo de 2004, con un objetivo claro: la investigación del cometa 67p/Churiumov – Guerasimenko, mandando un módulo de aterrizaje, Philae, a la superficie del cometa. El 13 de noviembre de 2014, este módulo aterrizó en el cometa. Lamentablemente el pasado 15 de noviembre la misión Rosetta se sumergió en un estado de hibernación solo 57h después de su aterrizaje debido a que el módulo Philae se alimenta de luz solar y la zona del cometa en la que aterrizó solo está iluminada por el sol 1h 30m al día. A medida que el cometa se vaya acercando al sol este cargará las baterías del módulo y se calcula que el 20 de enero se despertará.

La mayoría de los lectores de este artículo que no estén “puestos” en el tema se preguntaran: ¿para qué quieren esos científicos investigar un cometa? Aunque los cometas nos parezcan rocas sin importancia, son útiles para investigar nuestro sistema solar ya que se cree que los cometas no sufrieron modificaciones desde su formación. Por eso pueden ser de gran ayuda para aprender cómo se formó el sistema solar. Existen también teorías acerca de los cometas como la de que el agua pudo haber llegado a la tierra gracias a los cometas al chocar contra ella. Por eso es muy importe analizar su composición.

En mi opinión se trata de un hecho decisivo en la historia de la humanidad ya si la sonda Rosetta por fin despierta, podremos averiguar cómo se originó nuestro planeta y cómo surgió la vida en él. Al redactar este artículo me planteo una pregunta que nunca antes había pasado por mi cabeza: ¿de dónde venimos? Considero que supondría un gran paso para la humanidad y deberíamos luchar para dar muchos más.

Sé que no es fácil que vuelva a despertar la sonda Rosetta de su estado de hibernación, ya que según la Agencia Espacial Europea “despertarse después de 31 meses, a 673 millones de km del sol y sin café” es una tarea difícil y por ello ha lanzado la campaña “Despierta, Rosetta”, consistente en que los ciudadanos europeos compartan vídeos lanzando un grito que despierte a la sonda Rosetta. Sin embargo, albergo la esperanza de que el módulo consiga despertar.

Por último quiero expresar mi reconocimiento a todas las personas que hayan trabajado o sigan trabajando en este proyecto, ya que mandar una sonda a 673 millones de Km. del sol no creo que haya sido fácil tarea.

Compartir