La angustia de los enfermos

TERESA CUEVAS/

El hecho de que no haya fármacos suficientes para todos los enfermos de hepatitis C angustia tanto a los afectados como a todos los españoles que temen caer en la enfermedad y no poder ser curados.

Si hay una terapia que con muy pocos efectos secundarios frena la enfermedad en unos meses, la obligación de la medicina es tratar de que llegue a todo el que la necesite. Hace ya meses que en España se viene hablando de la llegada de nuevos tratamientos contra la enfermedad, se trata de fármacos excesivamente caros, debido a ello pocos pacientes pueden ser tratados ya que no pueden ser pagados.

“Cómo voy a confiar en un sistema que aun teniendo un tratamiento no me lo da”, aclama Antonio Plaza, uno de los 900.000 afectados por hepatitis C que se estima que hay en España. Muchos enfermos estarán en la misma situación que Antonio, al que le dan dos o tres años de vida.

Pienso que no soy la única que tiene miedo a esta enfermedad que puede estar contigo toda la vida. También me pregunto qué problema hay en dar los fármacos necesarios a los enfermos ya que se han costeado otros tratamientos en España más caros aún y se han pagado con el bolsillo de todos los españoles. El ministro de sanidad debería plantearse seriamente este problema y dar una solución clara, así como tratar el tema con los laboratorios farmacéuticos, ya que no es un número reducido el de personas afectadas sino que son aproximadamente 900.000 personas.

Aunque entiendo que no es un proceso fácil ni rápido, si se hubiera planteado mucho antes quizá el índice de enfermos hubiera disminuido más de lo que nos imaginamos.

 

Compartir