“Las polémicas son la mejor publicidad”

image

imagen del “Frozen Free Fall”

 

 

 

 

 

 

 

VÍCTOR GALLEGO DE DIOS

  • El “desliz” de Celia Villalobos ha disparado las descargas de Frozen Free Fall, videojuego con el que estaba jugando durante el Debate sobre el Estado de la Nación.

Hace unos días salía en la prensa (Soto, Caballo y Rey también se ha hecho eco de ello), uno de los titulares más extraños e irrisorios de los últimos tiempos: Celia Villalobos, vicepresidenta primera del Congreso de los Diputados, estaba jugando al Candy Crush (un famoso videojuego para dispositivos móviles) durante la intervención de Mariano Rajoy en el Debate sobre el Estado de la Nación, con el agravante de que ella era la que presidía el acto. Este “traspiés” le ha granjeado un aluvión de críticas por parte de detractores, simpatizantes e incluso dirigentes y miembros de su partido. Ella, en una intentona para esquivar las críticas, ha negado todo y ha dicho que usaba su tableta “para consultar la prensa”.
Pocos días después, surge un dato “esclarecedor”: no estaba jugando al Candy Crush, sino al Frozen Free Fall. Debido a esto, el juego ha experimentado un aumento significativo en el número de descargas, por lo que Disney, desarrolladora del juego, tendría que pagar a la diputada popular una comisión.
Según ha podido averiguar uno de los colaboradores de elplural.com, esta no es la primera vez que la vicepresidenta primera del Congreso de los Diputados echa mano del iPad que “regalan a los diputados” para “menesteres” distintos a los referidos a su cargo de vicepresidenta primera de la Cámara. Al parecer, tuvo la “mala suerte” de que la pillaran esta vez.
El presidente del gobierno parece estar “muy enfadado” con Villalobos, y asegura que le ha hecho un “flaco favor” a su partido.
Todas estas cuestiones han hecho plantearse a la ciudadanía muchas preguntas: ¿Por qué ha hecho esto? ¿Por qué aún no se han tomado medidas? ¿Debería dimitir de su cargo? ¿Le pagan para que esté jugando con una tableta de última generación que alcanza precios de hasta 500€ que todos hemos pagado? ¿Qué razones tenía para no escuchar al presidente del gobierno durante su intervención en el debate? Por desgracia, ninguna de ellas han sido respondidas. Pero una cosa parece clara: Villalobos se estaría lucrando con un traspiés que podría haberle costado caro.

Compartir