Tras las huellas del Quijote: ¿Hasta dónde podemos tener ideales?

QuijoteilusionANA CASADO

Según la RAE, ideal se define como: “que no es real, que está sólo en la mente”, pero también define ideales como “conjunto de ideas de bondad, esfuerzo, mejora, entrega, perfección, etc, que pueden hacer que las personas vivan con una ilusión determinada”.

De acuerdo con la primera definición podemos decir que algo ideal es algo utópico, es decir, inalcanzable. Por otra parte, esto no quita que podamos tener unos ideales /aspiraciones que nos marquen un camino y unas inquietudes para lograr una máxima realización. Para conseguir esto, por lo tanto, debemos planificar una serie de metas reales que podamos cumplir a corto plazo y que nos motiven para seguir adelante. En mi opinión, antes de elegir nuestros ideales / sueños deberíamos ser cautos y tener en cuenta una serie de cuestiones. Como todo en la vida, estos nos pueden evocar emociones desde la alegría hasta la frustración, la cual podemos evitar si tomamos algunas precauciones. Para comenzar nuestra elección, tenemos que ser realistas y no desear lo imposible, siendo conscientes de nuestras posibilidades. Una vez dicho esto, tenemos que establecer unos límites, tanto mínimos como máximos. ¿A qué me refiero con esto? No podemos esperar que ocurra un milagro y nuestros deseos se cumplan sin el más mínimo esfuerzo; por eso, debemos motivarnos y coger fuerzas para trabajar duro por lo que queremos, pero, por otro lado, no podemos dejar que esto influya de manera que cambie drásticamente nuestra vida diaria y perjudique la calidad de la misma, ya que empezaría a ser considerado una adicción y/u obsesión, y esto afectaría seriamente nuestra autoestima, nuestro ritmo de vida y podría causar problemas de estrés.

Un ejemplo simple y claro es el de Don Quijote, que a sus cincuenta años de edad, perdido en su deseo y su anhelo de ser caballero, acaba loco de atar, aunque podemos decir que muere siendo feliz en el mundo que su cabeza ha creado: un mundo lleno de aventuras, bellas doncellas, batallas y enemigos.

Compartir