Reflexión sobre lo que quiero ser y lo que soy

NAYARA SOLANO

Lo que quiero ser… Esa es una reflexión importante en nuestra vida, al fin y al cabo todo el mundo tiene un modelo. Me gustaría ser la chica a la que cae bien todo el mundo, que saca buenas notas, una chica a la que nunca regañaran, que siempre fuera sincera, que no tuviera defectos, que no se peleara nunca con sus padres, que fuera preciosa, una amiga ejemplar… En fin, supongo que una chica ejemplar, pero no es así, tengo mis defectos, que son bastantes, pero ¿qué puedo hacer? ¿Estar todo el día corrigiendo e intentar superarme siempre? No, eso no. Cojo esos defectos y los convierto en virtudes a mi favor, pero sé que nunca llegaré a ser quien quiero ser, nadie llegará nunca al 100% de lo que quiere ser.

Por ejemplo, me gustaría ser la chica que le cae bien a todo el mundo, pero sin embargo sé que hay mucha gente a la que no le caigo bien. ¿Y qué puedo hacer yo al respecto? nada, salvo comportarme bien con esas personas, aunque dude mucho que vayan a cambiar de parecer. Que saque buenas notas… bueno, no soy de ese tipo de personas. Soy una niña a la que no le gusta estudiar, sinceramente, y no saco muy buenas notas, pero me esfuerzo, lo intento y eso tiene mucho valor para mí, porque aunque no saque muy buenas notas al menos yo sé que me esfuerzo. Una chica a la que nunca regañaran… si nunca me hubieran regañado ahora sería la niñita de mis padres, una niña mimada y sinceramente me alegro de no serlo porque así he tenido que aprender a valerme por mí misma. Que siempre fuera sincera… bueno, tampoco soy una santa y, claro que he mentido y miento, pero es algo que al fin y al cabo todo el mundo hace, a veces se miente para que la otra persona no sufra, pero otras veces para todo lo contrario. No tener defectos… eso es imposible, todo el mundo tiene defectos, pero precisamente esos defectos nos definen como somos. Que no se peleara nunca con sus padres… lógicamente cuando alguien se empieza a hacer mayor tiene sus propias ideas y esas ideas no siempre coinciden con tus padres, así que puedes hacer dos cosas: o callarte y no ser tú misma o exponerlas y esperar a ver lo que sucede. Que fuera preciosa… con el paso del tiempo uno se da cuenta de que no eres guapa para todo el mundo. Que por mucho que te maquilles, que te operes… siempre habrá personas que seguirán sin verte guapa. No hay que hacerles caso, debes ser como tú quieres ser y no dejarte llevar por la presión que te puedan infundir los demás. Una amiga ejemplar… ¿A quién no le gustaría ser esa amiga que todo el mundo intenta imitar?, pero hay que darse cuenta de que no puedes obligar a los demás a que te sigan, que debes dejar que cada uno sea como quiera ser, eso sí que es ser buena amiga.

Eso es lo que yo quisiera ser, pero por mis motivos de antes sé que es imposible y por eso estoy satisfecha con ser quien soy.

 

Compartir